13 defectos que pueden torpedear tu entrevista laboral

Juan Armando Corbin. Psicología y mente.

Una guía para no meter la pata en tu próxima entrevista de trabajo.

La entrevista de trabajo es un momento clave del proceso de selección para conseguir ese empleo que tanto deseamos.

Si eres uno de los candidatos afortunados que ha llegado hasta este punto, significa que algo de tu Curriculum Vitae ha llamado la atención del reclutador. Ahora es el momento de dejar claro que eres la persona ideal para el trabajo que se oferta, por lo que debes ser cuidadoso y no dejar que esta gran oportunidad se quede en nada. Así pues, cuidado con exponer ciertos defectos en las entrevistas laborales.

13 defectos que pueden torpedear tu entrevista laboral

Las entrevistas laborales en la actualidad

Aquellas personas que no son expertas en selección de personal seguramente desconozcan lo que son las entrevistas por competencias, un formato de entrevista muy empleado en la actualidad.

Este tipo de entrevista aporta más ventajas y es más eficaz en la predicción del desempeño laboral que la entrevista clásica. Nace de la idea de que todos tenemos una serie de competencias, que son las habilidades técnicas, motivaciones, actitudes y valores, lo que sabemos hacer y los conocimientos y la formación que poseemos y que nos hacen únicos. Estas cualidades son las que nos permiten encajar o no en un puesto y una organización determinada.

La entrevista por competencias y sus características

La entrevista por competencias ayuda al entrevistador y le facilita el trabajo, pues puede saber qué busca de ti exactamente con suficiente antelación para poder evaluarte de manera más eficiente. Las entrevistas de competencias pretenden medir estas cualidades individuales y ayudan a identificar, a través de diferentes preguntas, si posees o no las competencias para ese lugar de trabajo en concreto.

Gracias a esta visión de competencias, nace lo que se conoce como entrevista de Incidentes Críticos (BEI). En este tipo de entrevista el reclutador suele preguntarle al entrevistado que le explique una situación de su vida en la que se ha comportado de una determinada manera. Por ejemplo: “¿cuéntame una situación en tu antiguo trabajo en la que hayas tenido que solucionar un problema con unos clientes?”.

La respuesta del entrevistado servirá para que el reclutador pueda evaluar sus competencias, y determinar si candidato sabe resolver problemas en momentos de estrés, si posee iniciativa, capacidad de liderazgo y si pierde o no los nervios en situaciones en las que la exigencia es mayor.

Defectos que pueden acabar con tus expectativas de conseguir el trabajo

Puesto que la entrevista de trabajo es una oportunidad para demostrar tus competencias, es necesario que no cometas errores y que no muestres ciertos defectos comunes. Seguramente no seas el único candidato que aspira a conseguir ese puesto, así que debes dejar una buena impresión para que el reclutador te elija ti.

Si quieres maximizar la probabilidades de conseguir ese empleo que tanto quieres, solo tienes que evitar estos puntos.

1. Ir sin la entrevista preparada

Solamente tendrás una oportunidad para que el reclutador te conozca y piense si eres un buen candidato para el puesto. Ahora que has leído este artículo y que sabes lo que son las entrevistas de competencias, es necesario que sepas que debes llevar la entrevista más o menos preparada.

Evidentemente no sabes lo que te va a preguntar el entrevistador, pero puedes hacerte una idea de cuáles son los requisitos del puesto. Si el trabajo es para recepcionista, seguramente te pidan una serie competencias como, por ejemplo, habilidades comunicativas, trabajo en equipo, que tengas ambición para ese puesto, etc. Averiguar cuáles son los requerimientos del puesto puede ayudarte a pensar posibles escenarios o preguntas de incidentes críticos que el reclutador puede hacerte. Se trata de tener una idea global.

Asimismo, también es importante que conozcas la organización y los detalles de la empresa, pues esto demuestra que tienes interés en trabajar con ellos. No caigas en el error de ir desprevenido.

2. Mentir sobre tu información o experiencia

Mentir en una entrevista de trabajo no es buena opción. Así que asegúrate de que la mentira no se convierta en un punto débil de tu candidatura. Es uno de los defectos que te descalifican directamente. Esto incluye que tampoco mientas en tu CV, pues puede ser una situación muy vergonzosa si te pillan en plena entrevista.

3. Hablar mal de las empresas anteriores y de los jefes

Es bastante frecuente que el entrevistador quiera averiguar el motivo de por qué no estás en la antigua empresa, pues puede darle información sobre cómo eres. No te tomes esta pregunta como una oportunidad de sacar a relucir algunos rencores que puedas tener hacia tu antigua empresa o hacia tus ex jefes. Mejor que dejes un buen sabor de boca y no hables mal de ellos.

4. Llegar tarde

Si hay algo que va a eliminarte automáticamente de la candidatura para un puesto de trabajo es llegar tarde. Si no eres capaz de llegar a una cita tan importante con puntualidad, ¿cómo lo vas a hacer en un trabajo todos los días? Si quieres causar una buena impresión, trata de llegar puntual.

5. Vestirte de manera inapropiada

Lo ideal es investigar sobre cómo es esa empresa que te va a entrevistar y qué requiere el puesto. Por ejemplo, si aspiras a un trabajo creativo puede que no necesites ir con corbata. Sin embargo, si optas por trabajar en una empresa seria, seguramente debas ir vestido de manera formal. Si no estás del todo seguro de cómo debes vestirte, mejor que optes por vestirte de manera formal, pero no necesariamente con traje y corbata.

6. Mostrar inseguridad

Generalmente, las empresas quieren a personas que tengan confianza en sí mismas y que aporten algo a la a la organización, con iniciativa y empeño suficiente como para desempeñar con éxito tus funciones. Es importante que durante la entrevista te sientas confiado y expreses lo mucho que puedes aportar a la compañía.

7. No mostrar un buen lenguaje corporal

Cuando uno no confía en sí mismo o miente durante la entrevista de trabajo, suele mostrar un lenguaje corporal que no concuerda con lo que dice. El entrevistador puede percibir cuando una persona no hace contacto visual, no tiene una buena postura, muestra un comportamiento forzado, etc. Uno debe estar relajado para que esto no sea un punto débil de su entrevista.

8. Descuidar la correcta comunicación verbal

La comunicación es esencial en la entrevista, y descuidar la situación en la que una está al pecar de un exceso de confianza, puede traer consecuencias negativas para el desarrollo de la entrevista.

El entrevistador no es tu amigo, sino una persona que te está evaluando. Por tanto, debes evitar dar demasiada información irrelevante o comprometida o utilizar un vocabulario vulgar o expresiones demasiado coloquiales. Mejor usar vocabulario formal y respetuoso, eso sí, sin perder la naturalidad.

9. Interrumpir al entrevistador mientra habla

En una entrevista de trabajo hay que medir bien los tiempos para no parecer maleducado, porque si interrumpes al entrevistador, éste pensará que está hablando con una persona ansiosa, irrespetuosa e incluso grosera. Por tanto, primero hay que escuchar y atender al reclutador. Ya tendrás tiempo para expresarte.

10. Hablar de sueldo o vacaciones demasiado pronto en la entrevista

Evidentemente, todos queremos hablar de estos temas, pero en la entrevista hay tiempo para todo. Especialmente en las fases iniciales, no es buena opción hablar de de las vacaciones o del sueldo. Mejor esperar a que el entrevistador hable de ello o esperar al final de la entrevista para hacer el comentario de manera sutil.

11. Falta de interés

Y es que esto puede mostrar una falta de interés en el puesto, igual que no preocuparse de preparar la entrevista. Las empresas quieren a personas motivadas, que vayan a trabajar duro para que la compañía tenga éxito. Si preguntar sobre las vacaciones de entrada, puede ser malo. Ahora bien, puede ser incluso peor no preguntar nada y mostrar que no hay interés por el puesto.

12. Decir que no tienes defectos

Es muy frecuente que en la entrevista de trabajo te pregunten sobre tus defectos y tus virtudes. Esta preguntas sigue el procedimiento de la entrevista de competencias, en la que se pretende averiguar tu grado de sinceridad.

Decir que no tienes defectos es irreal, por lo que la respuesta correcta sería que tienes algún defecto. Ahora bien, debes ir con cuidado a la hora de contestar a esta cuestión. Si dices que eres una persona agresiva, seguramente te descarten para el puesto a las primeras de cambio. En cambio, si dices que a veces puedes ser una persona demasiado perfeccionista, significa que harás un buen trabajo aunque puede que nunca valores algo que has hecho bien. La segunda respuesta no es una virtud, pero tampoco es tan malo como para descartar tu candidatura.

13. Dejar claro que no te gusta el trabajo en equipo

Otra pregunta trampa que pueden hacerte suele hacer referencia a si te gusta el trabajo en equipo o el trabajo individual. El trabajo en equipo es una de las competencias más valoradas por los reclutadores, por lo que una empresa no querrá tener a alguien en su equipo que va por su cuenta

Si quieres tener éxito, procura dejar claro que te gusta trabajar con otras, ya consideras que es beneficioso para el rendimiento de la organización y para obtener mejores resultados. La unidad hace la fuerza.

https://psicologiaymente.net/empresas/defectos-entrevista-laboral?utm_content=1w&utm_medium=castillo&utm_source=Twitter&utm_campaign=blog-defectos-entrevista-laboral

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s